La chía es una planta herbácea pariente de la menta y es originaria de países como México, Nicaragua y Guatemala. Su semilla es de pequeño tamaño y formaba parte de la alimentación de las civilizaciones mayas y aztecas, ya que se consideraba como una excelente fuente de fuerza, energía y vitalidad.

Actualmente su consumo se ha popularizado y se ha extendido por todo el mundo, pues se ha comprobado la creencia de las culturas pasadas, ya que esta semilla es rica en gran diversidad de nutrientes, importantes para una buena salud.

Propiedades de la chía

Por esta razón, ha sido adoptada por un gran número de personas quienes persiguen un estilo de vida saludable. En consecuencia, es interesante y relevante conocer las propiedades de la chía, al respecto contiene en primer lugar, proteínas, vitaminas, fibra, omega 3 y antioxidantes. También calcio, cobre, boro, potasio, zinc, hierro, calcio y magnesio. Todos estos componentes aportan la energía para afrontar los retos cotidianos, por esto resulta extraordinario incluirla en la alimentación diaria, pues ayudaría a agregarle balance y equilibrio.

Beneficios de la chía

Ahora bien, está claro que los componentes de esta semilla son indispensables para el correcto funcionamiento del organismo, favorecen los órganos y producen una sensación de bienestar que se refleja en el exterior. Pero es necesario conocer detalladamente los beneficios de la chía, estos son, retrasa el aumento de azúcar en la sangre, protege el corazón y previene accidentes relacionados, disminuye el colesterol y favorece el sistema nervioso central. También, es perfecto para pacientes que padecen diabetes, tiene un impacto positivo en la salud ósea y alivia las dolencias de las articulaciones.

Asimismo, es excelente para tratar la inflamación, mantiene la piel y el cabello sanos, regula la flora intestinal, evita el estreñimiento y ayuda a eliminar toxinas. Cabe destacar, que para quienes requieren bajar de peso la chía es maravillosa, pues reduce los antojos y la necesidad de picar entre comidas a la vez que brinda un estado de saciedad. También, es un excelente alimento para los atletas, por el aporte de energía. Incluso no contiene gluten y tiene la capacidad de mantener hidratado el cuerpo, ya que absorbe 10 veces su propio peso en agua.

Cómo tomar semillas de chía

En otro orden de ideas, también es de gran importancia determinar la forma correcta y las posibilidades de cómo tomar semillas de chía. En cuanto a este punto, la manera más común es en agua, así se convierte en un gel al que también se puede agregar limón. Incluso se puede añadir a jugos, batidos o cualquier otra bebida. En las ensaladas es agradable incluirla como parte de los aliños, al igual que en cereales y lácteos, hasta en el yogurt funciona como una alternativa igualmente deliciosa.

Otra opción es hacer un polvo y ponerlo en sopas, salsas, postres y cualquier otro plato que se desee. Uno de sus usos más recientes, es en diversos productos del área de la panadería. Referente a la cantidad adecuada, lo recomendado es una cucharada 2 veces al día, que equivale a 20 gramos.

Sin importar como se elija o se prefiera usar la chía, lo ideal es que se adopte como un ingrediente de la alimentación frecuente, pues además de tener un sabor suave similar a la nuez y un gran tiempo de duración, ya que se puede almacenar en seco durante 4 años sin que se dañe, es muy beneficiosa para la salud. Para finalizar, la chía puede ser considerada como un “superalimento” por la enorme cantidad de nutrientes que se ganan con su consumo, es muy fácil de digerir y para su preparación solo hace falta un poco de creatividad.

 

Si quieres ideas de recetas con semillas chía haz click aquí