La alimentación es de suma importancia para mantener el cuerpo en perfecto equilibrio y las mejores condiciones de salud. Se debe seguir una dieta balanceada en cada comida del día, al respecto muchas personas tienen la equivocada creencia que entre menos veces ingieran alimentos, podrán bajar o mantener su peso. Realmente lo adecuado es comer entre 5 y 6 veces al día, todo está en las porciones y el tipo de alimentos seleccionados. Por esto, es vital incluir las meriendas. Asimismo, las meriendas saludables permiten perder o mantener el peso y obtener la energía y resistencia necesaria para afrontar los retos y ocupaciones del día a día.

Meriendas sanas

En el mismo orden de ideas, merendar no se trata de picar cualquier alimento o complacer antojos. Tampoco se tiene que convertir en el consumo de preparaciones aburridas o ingredientes que no sean de nuestro agrado. Estas pequeñas comidas pueden ser muy saludables y al mismo tiempo sumamente deliciosas, solo es cuestión de elegir los elementos correctos y poner en práctica la creatividad, pero siempre manteniendo el equilibrio de los nutrientes.

Entre las meriendas sanas destacan el yogurt con frutas, preferiblemente arándanos, esta aportará fibra además de ser muy deliciosa. También se puede optar por los smoothies con la fruta de tu preferencia, y es aun mejor cuando se mezcla con leche de origen vegetal, como la de avena. Esta es una opción maravillosa para los intolerantes a la lactosa y es más digestiva.

Smoothie Frambuesa

Otra alternativa estupenda son los cereales con frutas y las infusiones, además que sus aromas son exquisitos y perfectos para los días fríos. Asimismo, una merienda saludable puede ser manzanas al horno con canela o palitos de zanahoria.

Cuando el objetivo es bajar de peso, como ya se mencionó anteriormente, las meriendas tienen una importancia trascendental, no se deben eliminar ya que a la vez ayudan a saciar esa sensación de intensas ganas de comer, por las que muchas personas se dejan atropellar y terminan por consumir alimentos ricos en grasas y azucares. Se debe buscar el equilibrio y hay múltiples maneras de preparar y combinar ingredientes bajos en calorías para comer de forma placentera y lograr la disminución del peso.

Algunas de las meriendas para adelgazar y que también son muy deliciosas, son los vegetales con un aderezo de preferencia, ensalada de frutas, las semillas de girasol, los mini sándwich de jamón de pavo, las tortitas de arroz integral, el atún al natural y los huevos duros. Cabe destacar, que estudios recientes han revelado que este alimento no aumenta el colesterol como se creyó por mucho tiempo, al contrario es saludable y aporta grandes beneficios a la salud.

Meriendas fáciles

Ahora bien, preparar las meriendas puede ser una tarea casi imposible debido a las diferentes obligaciones y exigencias de la vida diaria, que toman gran parte de nuestro tiempo y no permiten que dediquemos la suficiente atención para elegir los alimentos adecuados y procesarlos. Sin embargo, existen meriendas fáciles que no dejan de ser saludables, y apenas toman unos segundos de elaboración, como unas tortitas con jamón de pavo, queso fresco o similar.

También, un puñado de nueces es una opción simple y nutritiva, las barras energéticas y unos trozos de piña natural. Incluso una taza de té en compañía de una barra de chocolate negro o amargo y hasta un vaso de leche.

 

 

 

Sobre estas últimas alternativas, es importante mencionar que de forma muy contraria a la creencia común, el chocolate amargo es increíblemente ventajoso para la salud, su consumo implica una cantidad extraordinaria de beneficios para los diferentes sistemas del organismo. En resumen es muy fácil preparar meriendas que influyan positivamente en la salud.

Así que os quiero ver merendando todos los días.